¿HAS REVISADO TU CONTRATO DE TRABAJO?

 

¿HAS REVISADO TU CONTRATO DE TRABAJO?

Por contrato de trabajado entendemos a aquel modelo escrito que siguiendo los parámetros establecidos por la legislación laboral será firmado entre una persona física (el trabajador) y otra persona que podrá ser física o jurídica (el empleado o empresario), a partir del cual el primero se compromete a la prestación de modo personal de sus servicios bajo la subordinación y dependencia del segundo cuya obligación principal será el pago de una remuneración determinada.

El contrato de trabajo deberá firmarse por escrito, recogiendo las condiciones laborales básicas. En caso contrario, la no formalización por escrito conllevará a que se entienda concertado por tiempo indefinido y a jornada completa, salvo prueba en contrario.

Una vez tenemos nuestro contrato de trabajo delante, lo primero que debemos revisar es que tanto nuestros datos personales como los de la empresa son correctos, asegurándonos de que hemos sido contratados realmente por la empresa con la que hemos llevado a cabo el proceso de selección o bien para la que realmente entendemos que vamos a prestar servicios.

A continuación, revisaremos si la categoría profesional es la adecuada así evitaremos efectuar funciones de superior categoría con condiciones económicas más precarias (por ejemplo dependiente – ayudante de dependiente), seguidamente confirmaremos si hemos sido contratados a jornada completa o parcial y la distribución de la misma (ejemplo de Lunes a Viernes, de 9 a 14 horas), en caso de ser contratados a tiempo parcial deberá expresarse con claridad el número de horas semanales y el horario en el que se desarrollará el trabajo, también si se pactan la realización de horas complementarias. Otro aspecto importante es revisar la duración del mismo (Fecha Inicio-Fecha Fin) y el período de prueba ya que dependiendo de aspectos como la categoría o el nivel de cualificación del puesto este podrá variar. Seguidamente, revisaremos la retribución total bruta, es especialmente importante sobre todo si hemos pactado un salario superior al indicado en el Convenio Colectivo, del mismo modo veremos si las pagas extra están o no prorrateadas.

Lo siguiente, será comprobar la duración anual de las vacaciones ya que algunos convenios mejoran el derecho básico contenido el Estatuto de Trabajadores de 30 días naturales o bien utilizan el criterio de 22 días hábiles. Otra cláusula importante será el Convenio Colectivo de aplicación, debemos comprobar si es correcto según la actividad profesional que vamos a ejercer o bien debemos ser informados si la empresa dispone de Convenio propio.

En cuanto a la tipología, comprobaremos la modalidad y tipo de contrato que se nos está ofreciendo, debemos tener claro que en contratos como los formativos (formación y prácticas) el salario es porcentualmente inferior al de empleados de la misma categoría o grupo profesional que están bajo otras modalidades contractuales. Mención aparte, tienen los contratos de duración determinada (eventual y obra/servicio determinado) el análisis de la causa, la combinación prolongada entre ambos (concatenación) e incluso los “cambios de empresa” realizando las mismas funciones, son la principal fuente de fraude contractual en la actualidad. Otro tipo de contrato de duración determinada es el de interinidad, este contrato depende de la Incapacidad Temporal de un compañero por tanto la finalización del mismo es incierta y además tendrás las mismas condiciones salariales que la persona a que la sustituyes, es decir, si esta persona tiene una mejora salarial pactada tendrás derecho a la misma.

 

Por último, revisa bien el apartado de Cláusulas Adicionales, en este apartado se pueden plasmar algunas cláusulas que son especialmente importantes, algunas como la de confidencialidad son muy comunes (esta hace referencia al cumplimiento del debido secreto profesional), otras como las de permanencia (permanecer en la empresa un tiempo determinado) son especialmente delicadas ya que deben quedar claros aspectos tales como el tiempo de permanencia, el motivo por el que se incluye y la cantidad económica que el trabajador abonará a la empresa en caso de no cumplir con la permanencia mínima pactada.

 

Esperamos que haya sido tu interés, si estás pendiente de firmar un contrato o bien ya lo has firmado, pero tienes dudas, podemos ayudarte.

 

 

Pedro José Hernández Pérez

Graduado Social (Departamento Jurídico, Laboral y Extranjería)

 

Contacta con nosotros